El pasado mes de octubre se cumplieron 15 años de la desaparición física de quien fuera uno de los dramaturgos más importantes de Venezuela. José Ignacio Cabrujas (1937-1995), como lo califica Isaac Chocrón en el prólogo de Acto cultural (Monte Ávila, 1989), fue "el talento más versátil de todo el teatro venezolano actual".

Precisamente una versión de Acto cultural servirá para recordar al creador. El Grupo Actoral 80, dirigido por Héctor Manrique, estrena este sábado una propuesta de la que es considerada la pieza fundamental de la dramaturgia cabrujiana.

Cabrujas, cual Pirandello, hace teatro dentro del teatro para presentar a los seis miembros de la Sociedad Luis Pasteur para el Fomento de las Artes, las Ciencias y las Industrias de San Rafael de Ejido, celebrando su 50 aniversario con la obra Colón Cristóbal, el genovés alucinado. Durante la representación del acto los miembros de la Junta Directiva se van descubriendo a sí mismos frente a los asistentes, mostrando su ternura pero también sus miserias, contradicciones y frustraciones.

En el mencionado prólogo Chocrón escribe que Acto cultural tiene como ambiente "la vida de pueblo apabullada por la resonancia de las ciudades que le quedan lejos, y cuyos personajes son seres angustiados por seguir viviendo, obedeciendo normas y comportamientos que no les merecen su total credibilidad".

Leonardo Azparren, crítico de teatro e Individuo de la Academia Venezolana de la Lengua, considera a Acto cultural como la mejor de la dramaturgia del autor, junto con El Americano Ilustrado. "Siempre he considerado esa obra la metáfora de la Gran Venezuela, de esa ilusión de grandeza, de ser un país más grande siendo en realidad un país mediano".

Azparren recuerda que Acto cultural aparece a mediados de los 70 (1976), tiempos de la nacionalización del petróleo y el hierro, de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, del grupo de los Países en vías de Desarrollo... "Fue una gran ilusión, pero la inmensa mayoría estaba convencida de que éramos una Gran Venezuela, fue una fuerte ideología".

Así, en la obra se presentan dos dramaturgos, a juicio del crítico, Cabrujas y Amadeo Mier, uno de los personajes centrales. "Colón, en la obra de la Sociedad Luis Pasteur, sale no a descubrir a América sino a San Rafael de Ejido. Es una pretención desmedida que lo lleva al fracaso y a la frustración".

Azparren recuerda que Cabrujas siempre sintió fascinación por los seres fracasados y Acto cultural es una muestra.

Chocrón cree que la obra "habla de nosotros, de lo que somos y seguiremos siendo", al tiempo que apunta una de las claves del éxito de su desaparecido colega: "Tocando un tema aparentemente rural, de pequeña ciudad, plantea una reflexión que nos concierne a todos, lo que somos y por qué".

A diferencia de Azparren, el autor de La Revolución y Los Navegaos no cree que la llamada Gran Venezuela sea una ilusión. "El Gran País existió y volverá a existir, lo más importante es que sigamos pensando y trabajando en ello".

Yoyiana Ahumana cree que Acto cultural es la obra más compleja de Cabrujas y así lo planteó en su tesis de maestría en Literatura Latinoamericana de la USB.

La escritora recuerda que la Compañía Nacional de Teatropresentó en 1987 dos versiones: una barroca articulada en dos niveles (teatro dentro del teatro) y otra andina, de teatro pobre, con sainete.

"La complejidad de la pieza está en esa doble articulación, es una perfecta partitura, como de ópera, con arias, dúos, tríos... y en el momento en que el personaje central rompe la cuarta pared (público) el espectador se da cuenta de que hay otra propuesta. El gran descubrimiento son los desazones, los vacíos, la representación simbólica de lo que se es y lo que se necesita decir", comenta.

Azparren opina que el éxito de Cabrujas radica en su capacidad para encontrar significados a las profundas paradojas de los venezolanos.

Chocrón escribe en el mencionado prólogo: "La excelencia de Acto cultural deriva de la acertada orquestación de tres niveles simultáneos en los cuales funciona la obra. Primeramente, el espectáculo teatral es el acto cultural del título, con el público como asistente a dicha manifestación... (Segundo nivel) Cabrujas logra mejor que nunca en toda su producción presentar la Historia como espejo donde los que la reverencian puedan verse. También logra escribir el libreto de una ópera, si se quiere bufagrotesca, con la pequeña obra compuesta por arias, duetos, tríos, y un tono operático que hábilmente sirve para guiar al espectador por los confines oscuros y conmovedores del tercer nivel en que funciona Acto cultural: la vida íntima e inexorablemente compartida de los seis miembros de la Junta Directiva".

El sábado José Ignacio Cabrujas vuelve a escena para desnudar a todo un país.