En los tiempos que corren pareciera que, más que nunca, los venezolanos, creadores y público, están llamados a hurgar en su dramaturgia ­y en su arte­ para hallar las características que históricamente los han dibujado como pueblo y así entenderse, reconocerse. En todo caso, los integrantes del Grupo Actoral 80 reconocen que, de buscarse, el venezolano debe hacerlo en obras como Acto cultural de José Ignacio Cabrujas, que hoy reestrenan.



Héctor Manrique, director de la compañía teatral, justifica la elección de la pieza sin rodeos. "Me gusta. Es una obra con la que tengo una relación de lectura desde hace mucho tiempo y, por suerte, no me ha pasado eso que suele ocurrir con los largos noviazgos que no terminan en matrimonio", dice complacido.

Isaac Chocrón, sempiterno compañero de Cabrujas y co-fundador junto con él del Nuevo Grupo, reconoce en el autor esa habilidad para contar historias en las que la referencia histórica sirve para crear paralelismos con el presente, característica que define Acto cultural. "Si bien esa obra fue escrita en la década de los años setenta, hoy nos sigue retratando aún más vívidamente que en aquella época. Creo que somos un país que cada vez se parece más a San Rafael de Ejido en los años veinte; cada vez vemos más personas que dicen ser los abanderados de la cultura y que son como estos personajes que pretenden ser reflectores culturales y ni siquiera pueden iluminar su propia vida", señala Melissa Wolf, que interpreta a Antonieta Parissí en el montaje.


El fracaso como tema y catapulta a lo universal.

Entendidos de la obra cabrujiana coinciden en que su universalidad radica en que aborda con profundidad temas comunes a todos, como el fracaso. Lo hace en El día que me quieras a través del personaje de Pío Miranda y lo repite con Amadeo Mier en Acto cultural. Esa preocupación es recurrente en su dramaturgia.

"Cuando uno ve Acto cultural se encuentra con el tema del desarraigo. Vemos a personas que no están cómodas consigo mismas, a las que no les gusta lo que son. José Ignacio ha escrito sobre los grandes fracasados. Si tú ves Hamlet, es un fracaso; si lees Macbeth es igual. Las historias bonitas interesan muy poco. Acto cultural habla del fracaso que somos como país y como seres humanos. El fracaso que somos por no saber quiénes somos, porque carecemos de identidad. En suma, somos una pretensión", apunta Manrique.

El actor Juvel Vielma, conocido por el papel de Taita Boves en la cinta homónima de Luis Alberto Lamata, y quien da vida a Amadeo Mier en la obra, cree que las miserias humanas que retrata Cabrujas en el escenario bucólico de San Rafael de Ejido no son sólo de la sociedad venezolana. "Él habla y plantea los fracasos. Esos deseos que se sueñan pero a los que no se llega, y eso es universal. Ellos sueñan y fracasan en San Rafael de Ejido como otros lo hacen en Nueva York".

El elenco destaca como atributo del montaje que Manrique, aunque es exigente con los actores, confía en ellos, y les da libertad de creación para construir sus personajes.

"Cabrujas no pone muchas acotaciones y Héctor no pone ninguna acotación", señalan, a lo cual el director agrega: "No me gusta ser un obispo. Soy de la idea de que el oficio del director consiste en ser un creador de climas de trabajo, un ordenador de ese potencial creativo de los demás".

El estreno de Acto cultural por el GA 80 contará con las actuaciones de Samantha Castillo, Melissa Wolf, Angélica Arteaga, Juvel Vielma, Daniel Rodríguez y Juan Vicente Pérez; la producción de Carolina Rincón; y la colaboración de creadores como Aquiles Báez, que compuso la música original para la pieza. Eva Ivanyi se encarga de la asesoría artística y el vestuario, José Jiménez del diseño de iluminación, Oscar Salomón de la utilería y Manuel González Ruiz del diseño gráfico.